Programa para la recuperación de adicciones

No estamos solos

“Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros”. (D. y C. 84:88)

La adicción no solo daña el cuerpo de la persona; también afecta a su mente y su espíritu. Por ello, la verdadera recuperación de la adicción se centra en la sanación de estos tres aspectos de nuestra vida. Al trabajar hacia la recuperación en cada una de estos aspectos, las personas deben entender que solo mediante la expiación de Jesucristo y Su evangelio puede venir la sanación plena.

La recuperación es posible

Hay quienes creen que las adicciones no son más que malos hábitos que se pueden superar con la simple fuerza de voluntad, pero son muchos los que caen en una dependencia tal de una conducta o de una sustancia, que ya no ven la forma de librarse de ella. Sin embargo, por medio de Jesucristo y Su expiación, usted puede recuperarse y disfrutar de todas las bendiciones del Evangelio.

Le invitamos a unirse a nosotros en el estudio y la aplicación de los principios del evangelio de Jesucristo. Al seguir este camino con un corazón sincero, hallará el poder necesario para superar la adicción. El Salvador le fortalecerá y usted “[conocerá] la verdad, y la verdad [le] hará libre” (Juan 8:32).

Sanar el espíritu, la mente y el cuerpo

Las adicciones hacen daño al espíritu, la mente y el cuerpo de una persona. La verdadera recuperación se centra en la sanación de todos estos diversos aspectos que nos hacen ser quienes somos. Es solo mediante la expiación de Jesucristo y Su evangelio que podemos ser sanados plenamente y quedar libres de las ataduras de la adicción.Vea estos tres videos acerca de la sanación del espíritu, la mente y el cuerpo.

SANAR EL ESPÍRITU

Conservar la salud del espíritu es algo tan importante como cuidar del cuerpo. Cuando las personas no reciben la nutrición y la luz espirituales que su espíritu necesita para crecer, se hacen vulnerables a comportamientos que normalmente no les llamarían la atención. El presidente Spencer W. Kimball enseñó: “Jesús veía el pecado como algo malo, pero también lo veía como algo que provenía de necesidades profundas e insatisfechas de parte del pecador” (Véase “Jesús: El líder perfecto”, Liahona,agosto de 1983, pág. 8). Cuando las personas sienten un vacío en sus vidas, a menudo intentan llenarlo con otras cosas; los que tienen adicciones tratarán de llenar ese vacío con acciones que derivan de sus conductas adictivas. Estas acciones destructivas los alejarán más aún de la luz del Padre Celestial, por lo que les será más difícil vencer la adicción. A continuación, verá la historia de un hombre, cuyo espíritu fue sanado al recuperar el control de su vida luego de estar por años esclavizado a las drogas y el alcohol.

SANAR LA MENTE

Por causa de la adicción, el cerebro se condiciona química y neurológicamente a estar dependiente de conductas, actitudes y substancias externas. Muchas veces, quienes luchan con una adicción no se dan cuenta de que tienen una dependencia que escapa de su control; ellos solo ven su conducta adictiva como un escape del dolor y como algo que los hará sentir mejor. Parte del proceso de sanación consiste en llegar a ser conscientes de nuestros pensamientos negativos y de las justificaciones que nos damos para obrar así. Desarrollar este estado mental de recuperación no es fácil, pero es necesario para recuperarnos de la adicción. A continuación sigue el relato de un hombre que desarrolló este estado mental y fue sanado de su adicción a la pornografía.

SANAR EL CUERPO

Parte de nuestro propósito en la vida mortal es enseñar el autocontrol a nuestro cuerpo. La adicción hace que perdamos el control de nuestras ansias y apetitos, lo que puede ocasionarnos graves problemas de salud e incluso la muerte. Cristo puede sanarnos y ayudarnos a ser más como Él, en tanto aprendamos a controlar los deseos del hombre natural. El élder Russell M. Nelson enseñó: “Uno de los mayores desafíos que nos presenta la vida es hacer que prevalezcan las necesidades espirituales sobre los apetitos físicos” (“Vicio o libertad”, Liahona, enero de 1989, pág. 9). A continuación, la historia de una mujer que luchó por lograr el control sobre su cuerpo hasta superar su adicción a los fármacos por prescripción y fue sanada gracias a la expiación de Jesucristo.

“Mi paz os doy”

Es posible que los cónyuges y familiares vivan con la pesada carga emocional de la preocupación, la pena y la desesperanza, debido a las adicciones de seres queridos. El Programa para la recuperación de adicciones apoya a los cónyuges y a los familiares conforme buscan la ayuda del Salvador para que lleven sus cargas y reciban Su promesa: ”Mi paz os doy… No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:27). El plan del Señor consiste en rescatar y sanar a cada uno de nosotros cuando le entregamos el corazón (véase Helamán 3:35). Al igual que las personas que sufren adicciones necesitan la expiación de Jesucristo para liberarse de la esclavitud de la adicción, los cónyuges y familiares también necesitan Su poder sanador para liberarse de la esclavitud de la desesperación.

Más información del Programa para la recuperación de adicciones

El programa de los 12 pasos incorpora principios del Evangelio y fomenta la recuperación y curación.

Guía del programa para la recuperación de adicciones

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Programa para la recuperación de adicciones

  1. carlos dijo:

    excelente programa

  2. Olivia Hidalgo dijo:

    Que alegria saber que existe este programa en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos dias, quisiera saber a donde me pueden ayudar, tengo mi hermano que tiene adiccion a las drogas y el alcohol, quisiera saber si lo pueden ayudar, por favor! Cual es la direccion y el numéro de teléfono. Gracias.

  3. Sérgio Gaiafi dijo:

    Muito importante a mensagem.

  4. Las adicciones son muchas y variadas y como toda adicción, debe tirarse de manera meticulosa, por ejemplo un lenguaje obseno, el uso desmedido de los medios electrónicos (celulares, Internet, comprar de manera compulsiva algo que no necesitamos, dormir demasiado, etc,), todas estas conductas deben ser tratadas de manera similar a las otrora adicciones, porque destruyen de la misma manera.

  5. DARIO PEREZ dijo:

    sinceramente las adicciones te arruinan la vida! realmente representan y grafican de una manera perfecta el plan de satanás por destruir al ser humano.es imprescindible informarse,sobre como ayudar a alguien que este padeciendo directa o indirectamente este flagelo,ya que no solo daña la vida del que la consume sino de todo el núcleo familiar. los que estén padeciendo lo no deben avergonzarse de pedir ayuda ya que solo no se puede,pero como el señor es sabio siempre tiene un plan para ayudarnos a guardar sus mandamientos y un salvador para socorrer al que lo necesite.es primera ves que veo esto en este sit y realmente me pone muy bien!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! saber que . hay un lugar dentro de nuestra iglesia que da consejo y consuelo tanto para el adicto como para su entorno.les digo a todos los que estén.. padeciendo lo de cerca SE PUEDE SALIR DE TODA ADICCIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!confíen en su seres queridos y en los profesionales que existen para ayudar.SOBRE TODO CONFÍEN EN EL SALVADOR Y APLIQUEN LOS MANDAMIENTOS EN SUS VIDAS!!!!! EL LOS SALVARA DE ESTE TERRIBLE MONSTRUO E INFIERNO……. PERO SOLO MEDIANTE LAS CONDICIONES DEL ARREPENTIMIENTO!!!!!!!!!!!!ESE ES EL CAMINO MAS FÁCIL!!!!!!!!!!!!PUEDO DAR MI TESTIMONIO FERVIENTE DE ESO!!!!!!!!!DYC89:3,18-21.DYC46:19 DYC84:65-72

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s