Liahona Marzo 1962

Liahona Marzo 1962

  1. “Llamados a enseñar” por David O. McKay
  2. Pablo y el apedreamiento de esteban por José Fielding Smith
  3. El “espíritu de conversión” Church News
  4. Nuevas autoridades de la mutual The Improvement Era
  5. Las Doctrinas y Convenios. Obispado Presidente
  6. El programa de reactivación  Sacerdocio de Melquisedec
  7. Errando por senderos extraños por Marión D. Hanks
  8. La luz verdadera por Sterling W, Sill
  9. Pedro y la “Roca” por O. Preston Robimon
  10. La Sociedad de Socorro por Hugh B. Brown
  11. Tercera conferencia de la juventud por Yolanda Juárez
  12. Ecos de la Misión Andina por J. Vernon Sharp
  13. Buscad diligentemente Church News

 


 “Llamados a Enseñar”

por el presidente David O. McKay

Para vosotros, los que trabajáis en las organizaciones de la Iglesia, ¿que significa ser llamados a enseñar el evangelio restaurado a los niños, los jóvenes y a todos aquellos que tienen casi vuestra misma edad?

Cualquiera sea vuestra responsabilidad, aprendedla.

La gran responsabilidad del maestro es estar preparado para enseñar. No puede un maestro enseñar a otros lo que él mismo no sabe. No puede hacer sentir a sus alumnos lo que no siente él mismo.

No basta el haber simplemente leído el manual de lecciones antes de dar la clase. Con ello no he logrado hacer mía la lección y hasta que no sea mía, hasta que no sienta yo que realmente tengo un mensaje para dar a la clase, no estoy suficientemente preparado para enseñar lo que el Señor me ha encomendado enseñar al llamarme a la Obra. La lección debe ser mía, Lo que quiera yo enseñar a los miembros de la clase tendrá valor cada vez que me encuentre con ellos, Y puedo hacer mía esa lección sólo mediante el estudio, la fe y la oración.

El maestro que domina los factores, se gana la confianza y el respeto de su clase. Es sorprendente cuán rápidamente puede un niño darse cuenta si su maestro sabe o no lo que está tratando de enseñar. Una falsa apariencia es siempre el peor enemigo del éxito y la influencia que un maestro puede lograr.

Es responsabilidad del maestro despertar en el niño el amor a la verdad, el deseo de procurar la felicidad mediante una vida honesta. Un niño que no ha sido bien orientado puede significar para la humanidad la pérdida de un científico eminente, o de un descubridor de nuevas verdades, o de un hombre cuya luz y visión podría acercarnos más al día de una paz y hermanamiento universal. Más claramente, un niño puede ser el frágil principio de un final portentoso, Una de las mayores tragedias de la vida es ver que en sus mismos comienzos ese posible final se hace astillas.

Tres son las cosas principales que deben guiar a todo maestro: primero, considerar el objetivo; segundo, posesionarse de tal objetivo; tercero, tratar de orientar a sus discípulos para que también ellos se posesionen de dicho objetivo, no esparciéndolo sobre ellos, sino guiándoles a ver lo que él mismo ve, saber lo que él mismo sabe, sentir lo que él mismo siente.

Cada maestro debe estar completamente preparado cuando vaya a presentar su lección a los miembros de la clase; pues, considerad que la presentación de vuestra lección, vuestra actitud hacia la verdad de la misma, habrá de determinar en gran manera sus actitudes hacia ella y también hacia las actividades de la Iglesia en general. Si les despedís al finalizar la clase dejando en sus tiernos corazones el sentimiento de no haber recibido nada valedero, tendréis dificultades en conseguir que vuelvan a asistir la próxima semana.

Hay siempre una posible influencia perenne mediante una palabra o un hecho. En ella descansa la compensación y el gozo del maestro anónimo, cuyo nombre no es ensalzado a la vista del público, pero cuyas enseñanzas, como ecos, “ruedan de alma en alma, por siempre y para siempre.”

Acerca del “espíritu de enseñar” quiero mencionar lo siguiente: Una día, después que el Señor fuera crucificado, Pedro dijo: “Voy a pescar,” (Juan 21:3) Sabía su oficio: él era un pescador, Pero no había entendido claramente su misión como pescador de hombres. Y Tomás y algunos de los otros dijeron: “Vamos nosotros también contigo.” (Idem)

Cierta mañana los encontrarnos en la playa con una gran, red llena de peces, cerca de un fuego, comiendo con el Señor en medio de ellos. Y el Señor dijo: “Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que estos?” (Ibid.y 21:15)

No entraré a disentir en cuanto a lo que “estos” significa. Voy a considerar que el Señor se refirió a las bendiciones temporales, la riqueza, etc.

“Simón. . . ¿me amas más que éstos?
“Si, Señor; tu sabes que te amo.
“Apacienta mis corderos.” (Idem)

He aquí el secreto del espíritu de enseñar. Apacentad el niño—apacentad la niña. Permitid al niño saber que estáis interesados en él. Cuando lo encontréis en la calle, dejadle saber que os preocupáis por él. ¡Cuán infinito es para la Iglesia el valor de estos guías y entrenadores de la juventud que tallan y modelan la atmósfera moral en que vive la gente! Las floras esparcen su belleza y fragancia sólo por un corto tiempo, luego se marchitan y mueren y se van para siempre; pero aquellos niños que reciben instrucción pon medio de nobles maestros? son penetrados de los eternos principios de la verdad e irradian la influencia del bien, los que, como sus mismas almas, vivirán para siempre.

¡Oh, maestros, que vuestros corazones irradien amor, para que tengáis un buen elemento con el cual sembrar la semilla de la verdad que habrá de dar sus frutos en esta vida mortal y que proporcionará la inmortalidad y la vida eterna, es decir, la gloria de Dios —gloría que, el Señor lo permita, nosotros mismos podamos lograr!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Liahona Marzo 1962

  1. Felipe jhon albornoz huaman dijo:

    Si..No sólo se trata de sentir también es vivirlo, como no solo de oírlo sino también de escucharlo,,,es el amor lo que nos invita a sentir , El Espíritu Santo nos da saber en el momento la necesidad de hablar lo correcto ante la presencia dé nuestros que están listos para ESCUCHAR LAS SOLUCIONES A SUS ORACIONES QUE OFRECEN.

  2. Rossana Luzmila Clapez de Llantoy dijo:

    LiahonaSud

    Muchas Gracias

    Por el envió Liahona Marzo 1962.

    Cordialmente,

    Rossana Clapes de Llantoy

    ________________________________

  3. Maria Elena dijo:

    Hermanos gracias por tremendo detalle, oportuno como todo lo que nuestro Padre Celestial tiene para sus hijos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s